Tallas

Elegir un buen cascos es, sin duda alguna, una de las acciones más importantes a realizar al comenzar a montar en moto. Además de ser un objeto cuyo diseño se adapte a la personalidad del piloto el cascos es el elemento de seguridad más importante al conducir sobre dos ruedas. Es por esto que elegir la talla de casco adecuada para cada persona es sumamente importante para garantizar su seguridad sobre la moto en caso de accidente.

De la misma forma que no todas las cabezas son iguales, es posible que no todas las marcas se adapten a nuestra cabeza de la misma forma y nos sintamos más cómodos con una marca de casco en concreto. No obstante, la elección de la talla también es importante y no deberíamos utilizar un cascos que no se nos adapte de forma correcta, ya que en caso de accidente podría ser incluso contraproducente.

Como elegir tu talla de casco correcta

En el caso de que no acudas a una tienda física a comprar tu casco es posible que tengas que guiarte por la medida de la circunferencia de tu cabeza para pedir la talla que mejor se ajuste a tu cabeza. En ese caso te dejamos una pequeña guia para que puedas medirlo correctamente y acertar en tu compra.

1. Con una cinta métrica (Como las de costura, o algunas cintas métricas de papel como las usadas en tiendas de bricolaje o televisores) mide la circunferencia de tu cabeza a la altura de tu frente, aproximadamente 2 centímetros por encima de tus cejas.

2. Utiliza la siguiente tabla para escojer la talla de casco que necesitas según la medida que has obtenido. Por ejemplo, si tienes una medida de 61 centímetros deberás escojer un casco de la talla XL.

Debes tener en cuenta que estas tallas son orientativas y la medida final puede variar según cada fabricante, ya que no hay un estandar para definir las tallas de cascos.

MedidaTallaEquivalencia
52-5352XXS
53-5454XS
55-5656S
57-5858M
59-6060L
61-6262XL
63-6464XXL

3. Una vez que hayas comprado tu casco y lo hayas recibido en casa, evita quitarle las etiquetas hasta probarlo para poder cambiarlo en caso de que sea necesario.

Para ponertelo, cógelo de las cintas de la hebilla de cierre (Una con cada mano) y tirando de ellas hacia fuera póntelo. Notarás que el casco no va a entrar o va muy justo, es normal.

4. Una vez que lo tengas puesto, comprueba que no te apriete demasiado. En caso de que notes que te provoca dolor o presión en alguna parte de la cabeza es posible que esa talla de casco te esté pequeña y necesites cambiarlo por alguna talla más grande.

5. En caso de que el casco no te apriete, tendrás que comprobar que tampoco te quede demasiado grande. Prueba a introducir un dedo por la parte de la visera hacia tu frente o por la parte de detrás del cuello. Si eres capaz de introducir tu dedo fácilmente es posible que esa talla de casco sea demasiado grande.

6. Comprueba que el casco no se mueva. Agárralo con las dos manos e intenta girar el casco hacia los lados mientras mantienes la cabeza recta. Si la talla de casco es la adecuada notarás que tanto el casco como tu cabeza se mueven como si fuesen una sola pieza.